Ir a una casa de citas no supone una infidelidad

 

A raíz de la publicación de mi entrevista en La Vanguardia Digital, ha habido multitud de comentarios y diversidad de opiniones, sobre todo, por la frase con que la titula, la Periodista Neus Palou: «Ir a una casa de citas no supone una infidelidad».

Quiero aprovechar este momento para extenderme un poco más sobre este comentario e intentar aclarar lo que deseo expresar:

Lo primero y mas importante es que es una expresión que se fundamenta en infinidad de comentarios, fruto de muchos años de experiencia y relación con infinidad de personas, Sres. Solteros y Casados, jóvenes y maduros, que en la mayoría de las ocasiones me han alagado con su confianza, preguntándome sobre sus dudas u ofreciéndome su visión sobre lo que, para ellos, era venir a mi casa y que, en esquema, se definía en el titulo de la entrevista. 

Siempre he sido de la creencia de que la infidelidad física no es grave y menos, mala, mayoritariamente puntual y siempre pasajera, incluso me atrevería a decir que desde un punto de vista antropológico se podría considerar natural.

Las evasiones, por usar alguna expresión, de este tipo, si es que se necesitan y por eso se hacen, en muchos casos, ayudan a que las parejas puedan perdurar más, al eliminar una tensión innata del ser humano, sin duda mas masculina que femenina, en el deseo de tener sexo mas veces de las que son posibles o apetecen en el seno de la pareja, o estar con distintas personas, o encontrar en una persona de diferente sexo aquello que no encuentra en su pareja.

Concluyendo, como resultado, el equilibrio en su matrimonio, o el valorar aún más positivamente a su pareja, o simplemente mantener la armonía, sobre todo en aquellos detalles que son realmente importantes, el amor, los hijos, la familia, el día a día, etc.

Yo siempre he dicho que el sexo solo se puede hacer por Amor o por Dinero y es por eso que lo que creo pernicioso y negativo es la infidelidad sentimental y el sexo libertino o continuado con otra persona externa a la relación estable y/o conyugal, ya que es síntoma de que algo realmente no funciona, detalle que NO se debe afrontar, con una doble relación, si no con el diálogo y la comprensión por ambas partes, buscando el equilibrio y el amor, que si no se encuentran, entonces es cuando se deben tomar decisiones, en las que siempre queda tiempo de sobras para rehacer la pareja con otro persona, si fuese el caso.

Incluso, hoy en día, en general, la facilidad sexual que se da a los jóvenes, ya sea en la sociedad, como en la familia, es a corto plazo, una libertad, para la que la educación a las edades que se permite, no da para su control y respeto y de ahí todos los problemas que se derivan. Aunque este es un tema que me gustaría tratar en otra ocasión y con mas profundidad.

Si me permiten y resumiendo, el sexo en una casa de citas, para muchas personas puede ser hasta una necesidad, para otras el descubrimiento del sexo con todas las garantías, incluso puede llegar a ser un buen lugar de formación donde conocer mejor la sexualidad de la mujer y aprender a tratarla con la delicadeza y cariño que merece. En cualquier caso, para mi, nunca será una infidelidad.